martes, 5 de enero de 2016

La vida después...


El poder de autodestrucción del ser humano es único. Somos tan arrogantes como raza que hasta creemos que es lógico hacernos mal a uno mismo.
Quizas es un exceso de raciocinio lo que nos pasa. Por eso los niños y los locos siempre tienen la razón. Simplemente porque carecen del auto-boicot. De aquella inútil opción que tenemos los adultos de lastimarnos apropósito.

Mi manera de conectar con el amor mas puro es abrazar a mi perra. Creo que ahí no hay inteligencia que nos separe. Aprendes a amar un poco más con ellos.

Las heridas cierran, el sol vuelve a salir, todo pasa, no estoy en desacuerdo con eso, 
Solo que no me importa. Es momento de sufrir y tiene que doler. 

Nunca me costo confiar en un futuro por mas turbio o lejano que fuera, Siempre que vos estuvieras conmigo. Ya no se que vendrá. Creo q no me importa. No se si quiero volver a sonreír como antes.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada